Agua

¿Qué es la osmosis?

By abril 13, 2021No Comments
Procedimiento de osmosis inversa

La osmosis es el método natural que permite obtener agua de la mejor calidad sin utilizar ningún tipo de producto químico. Se trata de equipos que mediante un proceso de purificación aportan agua del más alto nivel de pureza, libre de bacterias y otros contaminantes.

El proceso de Ósmosis VS Ósmosis Inversa

La ósmosis es el movimiento de moléculas a través de una membrana semipermeable, que va de una región de mayor concentración a otra de menor. En este proceso, la membrana tiende a igualar las concentraciones en los dos lados.

En cambio, el sistema de ósmosis inversa es un método de tratamiento de agua gracias al cual se consigue eliminar gran parte de los contaminantes que se encuentran disueltos en el agua. Esto hace que mejore su sabor y elimine posibles malos olores, conservando intactas todas sus propiedades.

El proceso consiste en transformar el agua corriente de la red en agua de baja mineralización mediante presión, haciéndola pasar por filtros, pre-filtros y una membrana semipermeable, la cual sólo permite el acceso de ciertas partículas.

Así pues, el agua deja atrás sustancias como cal, nitratos, metales pesados, o pesticidas y deja paso a la salida de agua pura. Qué es la osmosis

¿En qué consiste el sistema de Osmosis Inversa?

Es el paso de un disolvente a través de una membrana semipermeable, la cual permite el paso de algunos tipos de partículas, pero no de todas. El proceso espontáneo es siempre tender a equilibrar las concentraciones a ambos lados de la membrana, pasando el disolvente desde la solución menos concentrada hacia la solución más concentrada. Al suceder la osmosis, se crea una diferencia de presión en ambos lados de la membrana semipermeable: la presión osmótica. Si se utiliza una presión superior a la presión osmótica, se produce el efecto contrario. Los fluidos se presionan a través de la membrana, mientras que los sólidos disueltos quedan atrás. Esto se llama osmosis inversa. La presión se aplica con el fin de forzar que el agua se mueva a través de la membrana desde una zona de alta concentración de soluto a una de baja concentración. Esto separa el agua de los contaminantes, que se recogen en el otro lado de la membrana. Estas membranas son semipermeables diseñadas para permitir que el agua pura se mueva a través de la membrana y atrapar la mayoría de los contaminantes. Toda esta explicación puede parecer muy técnica pero, en realidad, el proceso es muy parecido al principio de funcionamiento que sigue nuestro cuerpo cuando distribuye agua mediante osmosis natural, separando todas sus impurezas y convirtiéndola en un beneficio para nuestro cuerpo.

Beneficios de la osmosis inversa

El agua osmotizada implica sostenibilidad y ahorro energético. Utilizando un aparato de osmosis tienes agua km.0: no tienes que desplazarte para buscarla, no necesitas envases para transportarla, no contaminas el entorno y la huella de carbono que generas es mínima e inferior a la que se genera adquiriendo agua embotellada. La osmosis te permite tener en todo momento agua acabada de filtrar, que no ha estado estancada y que conserva intactas sus propiedades y su sabor.