arrow-down arrow-left arrow-open-down arrow-open-up arrow-right arrow-up caret-down chat circle-cross close documents dot-arrow-down dot-arrow-right envelope facebook fb-square google linkedin menu phone round-arrow-right search tool twitter whatsapp youtube

Blog: Agua y salud

Tu guía para reconocer el agua como fuente de salud.

deshidratacion en niños
Deshidratación: Mayor cuidado para mantener la salud de los colectivos de riesgo

Los riesgos de deshidratación aumentan según características personales, como la edad, la salud o el entorno en el que se vive.

A continuación, detallamos los grupos con más factores de riesgo:

Bebés y niños pequeños

  • En primer lugar, su sistema inmunológico no está desarrollado de forma definitiva, por tanto, tienen menos defensas cuando caen enfermos, como es el caso de diarreas, fiebres o vómitos.
  • En segundo lugar, su cuerpo tiene una composición de agua mayor que la de los adultos, así que cuando lo pierden necesitan beber con más frecuencia.
  • En tercer lugar, su corta edad no les ayuda a percibir la sensación de sed.
  • Además, como la comunicación es básica o nula por las pocas capacidades comunicativas, los síntomas de la deshidratación pueden pasar desapercibidos.

Mayores o ancianos

 Son el grupo con mayor riesgo frente a golpes de calor.

  • Con la edad aparecen cambios en el mecanismo de regulación térmica y disminuye la sensación de sed.
  • A esta ingesta generalizada y limitada de agua, se le añaden mayores complicaciones mayores cuando existen enfermedades (diabetes, bronquitis, cistitis) o cuando se toman ciertos fármacos que propician la micción.

Mujeres embarazadas o en período de lactancia

  • ¿Sabías que el peso que se gana durante la gestación está compuesto básicamente por 2/3 partes de agua? En esta etapa las mujeres sufren cambios fisiológicos en los que se recomienda una mayor ingesta de líquido, ya que facilita la digestión y la liberación de toxinas.

Personas que trabajan en zonas húmedas

La humedad altera el proceso de sudoración e impide la salida del sudor. Esto provoca una subida de la temperatura corporal, y por tanto, mayor necesidad de hidratarse.

Es muy importante prestar especial atención a estos grupos de mayor riesgo, así que no te pierdas los consejos más importantes para evitar la deshidratación que pueden poner en riesgo la salud de tu familia, como golpes de calor, calambres, convulsiones, problemas renales o urinarios y otras complicaciones más graves.